AVEN TURA 4000

 

 

 

CIRCUITOS

Por camino Inca

Ciudadela Caral

  Jauja místico
  

FOTOS 

 Recorridos anteriores:

Pariaccacca

Caral

 

LUGARES DE  VISITA

Apu Pariaccacca

Canchayllo

Carhuapampa

Ciudadela Caral

Camino Inca

Jauja

Huacho

Tanta

  

INFORMACION

Datos  trekking

Paquetes

Tanta Of Nº 2

SERVICIOS

Contacto

Reservaciones

Próxima Salida 

en el 2014

 

 Informes 

 

Aventura4000

 

 

aventura4000@terra.com

  

Perú

Cod. de Pais (51)

Cod. de ciudad (1)

Cod. Post. 014 

 

Tef  (51-1)  651-0468

  Fax           628-8486

Celular      9864-9278

 

 

Av. Militar 1583 lince Lima - Perú

 

 

 
 
  

           aventura4000 sucursal en Tanta

PRIMEROS AUXILIOS

En esta guía de Primeros Auxilios se estudian con sencillez sólo los sistemas vitales (consciencia, respiración y circulación) con unas nociones básicas sobre traumatismos y otras lesiones que afectan al cuerpo humano. Además se estudia el manejo de heridos y lesionados. Conocimientos suficientes para conseguir el objetivo: procurar no agravar el estado de la persona enferma o lesionada hasta que los equipos asistenciales completen la labor.

 

EL BOTIQUÍN

El botiquín es el lugar idóneo para guardar los diversos materiales utilizados en curas de primeros auxilios, pero sus características y contenido dependen del uso

CONTENIDO

Vendas 5 m. x 5 cm.
Vendas 5 m. x 10 cm.
Vendaje triangular.
Compresas oculares.
Compresas de gas estéril pequeñas.
Compresas de gasa grandes 50 x 100
Compresas no adherentes.
Venda elástica.
Esparadrapo.
Tiras adhesivas.
Algodón.
Tijeras, pinzas, imperdibles.
Entablillado.
Alcohol de 90º
Aspirina o similar
Jeringas estériles de un solo uso
Smart (cinta de goma)
Termómetro
Bicarbonato
Compresa fría instantánea
Tubo de vaselina.
Tintura de yodo (Betadine)
Mercurocromo, tintura de mertiolato o similar
Agua oxigenada(*), Benzalc o solución antiséptica similar
(*) El agua oxigenada crea problemas en los botiquines portátiles. Es preferible una solución antiséptica como la recomendada.

Otros componentes

Jabón antiséptico.
Hemostático, tópico.
Analgésico, solución tópica
Solución lavado ocular
Licor amoniacal aromático o similar
Torniquete
Magnesia.
No los recomendamos pero ahí están siempre:
Pomada quemaduras
Pomada heridas
Pomada oftálmica

Lesiones en la piel y en el Sistema Muscular

La piel puede resultar lesionada por múltiples causas dando lugar a varios tipos de lesión en función de la fuerza agresora y la profundidad de la lesión:

Herida

Es toda pérdida de continuidad en la piel, secundaria a un traumatismo. Como consecuencia de la agresión de este tejido existe riesgo de infección y posibilidad de lesiones en órganos o tejidos adyacentes: músculos, nervios, vasos sanguíneos, etc.

Las heridas pueden ser graves en función de una o varias de estas características:

·       Profundidad.

·       Extensión.

·       Localización.

·       Suciedad evidente, cuerpos extraños o signos de infección.

» Primeros auxilios en caso de heridas leves:

·        Cohibir la hemorragia (en su caso).

·        Desinfección del material de curas.

·        Desinfección de las manos del socorrista.

·        Limpieza de la herida con agua oxigenada o con agua y jabón, del centro a la periferia. Si la herida es profunda, utilizar suero fisiológico para su limpieza.

·        Si la separación de bordes es importante, la herida necesitará sutura por un facultativo. Si no es así, pincelar con un antiséptico y dejar al aire. Si sangra, colocar un vendaje compresivo (gasas sujetas con venda no muy apretada).

·        Recomendar la vacunación contra el tétanos.

·        NO UTILIZAR directamente sobre la herida: alcohol, algodón, yodo, polvos o pomadas con antibióticos.

» Primeros auxilios en caso de heridas graves:

·        Efectuar la evaluación inicial de la víctima.

·        Controlar la hemorragia y prevenir la aparición del shock.

·        Cubrir la herida con un apósito estéril y procurar el traslado en la posición adecuada, controlando las constantes vitales.

·        NO extraer cuerpos extraños enclavados. Fijarlos para evitar que se muevan durante el traslado y causen nuevos daños en su interior.

   

Quemadura

Es toda lesión producida por el calor en cualquiera de sus formas. Los factores que determinan la gravedad de una quemadura son:

  • Profundidad: condiciona la cicatrización.

  • Extensión: el peligro de muerte es directamente proporcional a la superficie quemada.

  • Localización: cara, manos, orificios naturales, genitales, etc.

  • Edad: niños y ancianos.

  • Riesgos de infección: se produce siempre por la pérdida de la piel.

Según la profundidad se clasifican en tres grados:

  • Primer grado o eritema: es el enrojecimiento de la piel. Afecta a la epidermis.

  • Segundo grado: afecta a la epidermis y dermis. Aparecen ampollas que contienen plasma en su interior.

  • Tercer grado: afecta a la hipodermis, dermis y epidermis y pueden afectar a músculos, nervios, vasos sanguíneos, etc. Se caracteriza por una escara de color negruzco o castaño oscuro. No son dolorosas, por la destrucción de las terminaciones nerviosas del dolor.

Por su extensión puede existir gravedad. Una forma rápida de calcular la superficie quemada, consiste en utilizar como unidad de medida la palma de la mano de la víctima, que equivale al 1% de su superficie corporal.

Consideraremos grave a toda aquella quemadura que afecte a más del 1% de la superficie corporal, excepto si es de primer grado.

» Primeros auxilios en caso de quemaduras:

  • Valorar el estado general de la víctima (evaluación inicial) y asegurar las constantes vitales.

  • Enfriar la quemadura inmediatamente, poniendo la zona afectada bajo un chorro de agua fría, por lo menos durante 10 minutos o incluso más, si no desaparece el dolor. En caso de quemaduras químicas, ampliar el intervalo a 15 ó 20 minutos bajo el chorro de agua abundante.

  • Cubrir la zona afectada con apósitos estériles o en su defecto muy limpios (sábanas, fundas de almohadas, etc.) y humedecidos.

  • NO aplicar cremas, pomadas o cualquier otro medicamento o producto.

  • NO quitar, como norma general, la ropa a la víctima, sobre todo si está adherida a la piel. Solamente quitaremos la ropa en caso de que esté impregnada en productos cáusticos o hirvientes.

  • NO dar nada de beber. Si tiene sed, humedeced sus labios.

  • NO pinchar las ampollas.

  • Retirar los anillos, relojes, pulseras, etc.

  • Si la persona está ardiendo, impedir que corra. Apagar las llamas cubriéndola con una manta o similar, o haciéndola rodar en el suelo.

  • Si la quemadura es extensa, prevenir la aparición del shock.

Trasladar a la víctima a un centro especializado cuanto antes. Allí se valorará, entre otras cosas la administración de líquidos

Congelación

La congelación no debe confundirse con el proceso inicial a ella: la hipotermia o disminución de la temperatura del cuerpo por exposición prolongada a la baja temperatura ambiente, que se tratará más adelante.

Cuando una persona está helada por excesiva exposición al frío presenta los siguientes síntomas:

  • Entumecimiento, tiritones (mecanismo de defensa para producir calor).

  • Somnolencia; pérdida de visión.

  • Tambaleo.

  • Aturdimiento o semiinconsciencia.

Momentos antes de declararse la congelación, es posible que la piel de la víctima tenga el aspecto normal, pero a medida que la congelación progresa la piel se vuelve blanca o gris-amarillenta, hay entumecimiento, hormigueos, excesivo sueño. Es posible que haya dolor pero también puede ser que no. Pueden aparecer ampollas. Las zonas más afectadas suelen ser las orejas, la nariz y los dedos, aunque puede haber una congelación generalizada.

» Como norma general, ante una congelación:

  • NO realizar fricciones locales (tampoco con nieve). Las zonas congeladas se vuelven frágiles y pueden partirse.

  • Cubrir la zona afectada con mantas o ropa de abrigo.

  • NO debe aplicarse bolsas de agua caliente ni compresas calientes ni colocar a la víctima cerca de una estufa. El calor excesivo aumenta el daño de los tejidos por una brusca vasodilatación. Si la congelación está generalizada, proceder así:

  • Colocar a la víctima en una habitación a la que se la irá aumentando la temperatura paulatinamente, a razón de 2 grados por hora. O bien:

  • Bañar a la víctima en agua tibia (23 a 27 grados), a la que se la irá aumentando la temperatura a razón de 4 grados a la hora.

  • Aplicar una cura de urgencia en caso de haber heridas (ampollas, escamas, etc.)

  • Si el individuo está consciente se le deben dar bebidas calientes muy azucaradas pero no alcohólicas: té, café, caldo, etc.

Cuando haya entrado en calor, hay que animarle a que haga ejercicio con los miembros afectados.

Los traumatismos articulares

Evidentemente son los traumatismos que provocan lesiones en las articulaciones óseas o en los elementos que las componen:

Esguince: es la separación momentánea de las superficies articulares, que producen la distensión de los ligamentos.

Se caracterizan por:

·        Dolor intenso.

·        Inflamación de la zona.

·        Impotencia funcional más o menos manifiesta; imposibilidad de realizar movimientos habituales de esa articulación.

» Primeros auxilios en caso de esguince:

·        Inmovilizar la articulación afectada mediante un vendaje compresivo.

·        Elevar el miembro afectado y mantenerlo en reposo.

·        Aplicar frío local.

·        Valoración de la lesión por personal facultativo.

Luxación: es la separación permanente de las superficies articulares. Sus síntomas son:

·        Dolor muy agudo.

·        Deformidad (comparar con el miembro sano), debida a la pérdida de las relaciones normales de la articulación.

·        Impotencia funcional muy manifiesta.

» Primeros auxilios en caso de luxaciones:

·        Inmovilizar la articulación afectada tal y como se encuentre.

·        NO reducir la luxación.

·        Traslado a un centro sanitario para su reducción y tratamiento definitivo por personal facultativo.

 

Los traumatismos óseos

 

Fractura: es la pérdida de continuidad en el hueso. Es importante tener en cuenta algunos factores:

·        Según su gravedad:

·        Cerradas: la piel permanece intacta (no hay herida).

·        Abiertas: originan rotura de la piel (hay herida próxima al foco de la fractura).

·        De cara a su posterior inmovilización:

·        Alineadas: los fragmentos óseos no se han movido.

·        Desplazadas: los fragmentos óseos se desvían por las tensiones musculares.

  • Síntomas de las fracturas:

·        Dolor que aumenta con la movilización de la zona.

·        Deformidad, desdibujo, (según el grado de desviación de los fragmentos), acortamiento, etc.

·        Inflamación y amoratamiento.

·        Impotencia funcional acusada.

  • Complicaciones:

·        Posibilidad de lesión en las partes blandas adyacentes: vasos sanguíneos, nervios, etc.

·        Hemorragia y shock hipovolémico, por la lesión de los vasos.

·        Infección (fracturas abiertas) por la herida.

Mucha atención: Las personas mayores suelen caer al suelo sin causa aparente. Siempre debe sospecharse de que la existencia de una fractura de pelvis (cadera) ó del fémur es la causante de la caída. Por lo tanto, antes de incorporarla inmediatamente, debemos asegurarnos de la existencia de dicha lesión. A veces, sus síntomas son difusos, pudiendo aparecer dolor en la rodilla, en la ingle, o, simplemente, no hay dolor inicial. La fractura se detecta mediante dolor en la palpación profunda del glúteo.

» Primeros auxilios en caso de fracturas:

·        NO movilizar al accidentado si no es absolutamente necesario (riesgo de incendio, etc.) para evitar agravar la fractura.

·        Retirar anillos, pulseras y relojes (en caso de afectar la extremidad superior).

·        Explorar la movilidad, sensibilidad y pulso dístales.

·        Inmovilizar el foco de la fractura (sin reducirla), incluyendo las articulaciones adyacentes, con férulas rígidas, evitando siempre movimientos bruscos de la zona afectada o moviéndola, de ser necesario, en bloque y bajo tracción.

·        Traslado a un centro sanitario para su tratamiento definitivo, con las extremidades elevadas (si han sido afectadas), una vez inmovilizadas.

·        Cubrir la herida con apósitos estériles en el caso de las fracturas abiertas, antes de proceder a su inmovilización y cohibir la hemorragia (en su caso).

 

Principales inmovilizaciones

·        En la extremidad superior:

·        En cabestrillo, con pañuelos triangulares o la ropa de la propia víctima.

·        Con soportes rígidos.

·        Con ambos sistemas.

·        En la tibia y peroné:

·        Con férulas rígidas a ambos lados y acolchamiento de los laterales.

·        Con la otra pierna y acolchamiento intermedi

·        De rótula:

·        Con una férula rígida situada en la parte posterior y acolchamiento.

·        De fémur:

·        Con férulas rígidas a ambos lados y acolchamiento de los laterales. La férula externa ha de llegar más arriba de la cintura que permita atarla en la pelvis y en el abdomen.

Traumatismos de la columna vertebral

Son lesiones traumáticas que afectan a uno o varios de los huesos o articulaciones que componen la columna vertebral implicando a la médula espinal.

Los mecanismos de producción más frecuentes son:

  • Caídas sobre los pies desde gran altura.

  • Caídas sobre los glúteos o sentado.

  • Golpes directos sobre la columna vertebral.

  • Movimientos violentos del cuello ("latigazo").

Su importancia radica en que pueden originar la compresión (parcial o total) de la médula espinal.

  • Síntomas:

  • De la fractura:

  • Dolor de nuca, hombros, espalda (según localización de la lesión).

  • Deformidad. (Difícil de apreciar).

  • Contractura muscular.

  • De la lesión medular:

  • Imposibilidad de mover uno o varios miembros, (explorar).

  • Falta (parcial o total) de sensibilidad en uno o varios miembros, (explorarlo).

  • Hormigueos o picores en los dedos (manos y/o pies).

  • Incontinencia de esfínteres (heces, orina).

  • Falta de reflejos. Priapismo en el hombre.

» Primeros auxilios:

  • NO mover al paciente; en caso de ser necesario, mantener en bloque el eje cabeza-cuello-tronco (esta maniobra requiere muchísima experiencia y debe realizarse entre varias personas).

  • Inmovilizar al paciente antes de proceder a su traslado.

  • Trasladar sobre una superficie rígida y plana.

Vigilar las constantes vitales periódicamente.

APARATO RESPIRATORIO



Para que el cuerpo utilice la energía que obtiene de los alimentos es necesario el oxígeno, que se encuentra en el aire mezclado con otros gases.

El aparato respiratorio es el conjunto de estructuras cuya función es la de abastecer de oxígeno al organismo, principalmente al cerebro, mediante la incorporación de aire rico en oxígeno y la expulsión de aire enrarecido por el anhídrido carbónico.

Consta de dos partes: las vías aéreas, con las fosas nasales y los conductos, y los pulmones:

·       Fosas nasales (filtra, humedece y calienta el aire).

·       Conductos

·       Faringe, laringe (cuerdas vocales), tráquea.

·       Pulmones

·       Bronquios, bronquiolos, alvéolos pulmonares.

·       Pleura, lóbulos.

·       Diafragma.

Los pulmones son órganos pares y ocupan ambas mitades de la cavidad torácica; están separados por un espacio en el que se alojan el corazón y los grandes vasos sanguíneos (situados ligeramente en el lado izquierdo) por lo que el pulmón izquierdo tiene sólo dos lóbulos mientras que el derecho tiene tres.

La ventilación pulmonar, que consiste en la entrada y salida de aire en los pulmones, se realiza merced a los movimientos respiratorios de inspiración y espiración que suelen ser de 15 a 20 veces por minuto, en una persona adulta en condiciones normales, inhalando una cantidad aproximada de 500 cm3 en cada inspiración.

 

Lesiones respiratorias

 

 

Las causas de accidentes respiratorios pueden ser:

·       Obstrucción de las vías respiratorias.

·       Empobrecimiento del aire.

·       Dificultad para realizar movimientos respiratorios (aplastamientos, fuertes golpes o heridas en el tórax).

 

·       Parálisis de los centros nerviosos que regulan la respiración.

 

·       Daños que afectan a la sangre y a la circulación.

Cualquiera de las causas indicadas, de persistir, podrían provocar la parada respiratoria, haciéndose necesario realizar la maniobra de reanimación pulmonar, denominada boca a boca, cuyo tratamiento y técnica se desarrolla en el tema de la Reanimación Cardiopulmonar (RCP).

Si el cerebro no recibe oxígeno (anoxia) con prontitud, se pueden destruir el 60% de sus funciones en 4 minutos (muerte clínica) y cerca del 100% a los 10 minutos (muerte cerebral o biológica).

El signo más característico de la falta de respiración es la coloración azul de la piel y labios denominada cianosis.

 

Obstrucción de las vías respiratorias

Entre las diversas causas que pueden producir dificultad respiratoria (disnea) e incluso la parada respiratoria (apnea), las más comunes suelen ser las obstrucciones de las vías aéreas o respiratorias:

 

·        Pacientes conscientes:

·       Atragantamientos. (Suele agarrar con sus manos la garganta).

·       Enclavamiento de cuerpos extraños.

·        Pacientes inconscientes:

·       Lengua caída de la sobre la pared posterior de la faringe.

·       Vómitos, secreciones.

·        Pacientes con dentaduras postizas.

·        Dilatación o flato del estómago.

·        Vómitos, regurgitación, flemas, secreciones.

» Primeros auxilios en pacientes con dificultad respiratoria por obstrucción:

Para mantener la permeabilidad de la vía aérea es necesario que no exista nada en los conductos respiratorios que obstaculice el paso del aire:

·        Paciente consciente con obstrucción incompleta:

·       Animarle a toser. No golpear en la espalda.

·       Si es un niño, colocar boca abajo y golpear entre los omoplatos.

·      Paciente consciente con obstrucción completa:

 Maniobra de desobstrucción o de Heimlich.

  •  Paciente inconsciente con obstrucción completa:

 Aplicar dos insuflaciones y maniobra de Heimlich con el paciente en decúbito supino y con la cabeza ladeada.

 quiler de equipo de trekking

      

 

 

Pagina Web creada para  AVENTURA4000 en el 2003; actualizada en Diciembre del 2009

Derechos reservados © TOPEINSA

 

 

 


Contador de visitas a la página